lunes, 7 de abril de 2014

La verdadera diferenciación empieza por el capital humano

Diferenciarse, es ser diferente

Puede parecer muy obvio pero muchas veces y en diferentes sectores vemos como las corrientes de opinión de los grandes gurús, consultoras y consejos decisorios dictan las estrategias a seguir por las empresas, sobre todo en mercados maduros, sobre el mismo guion. Esto me lleva a hacer esta afirmación. Diferenciarse, es ser diferente. Si todos hacemos lo mismo, nos lleva a una política defensiva en la que lo que prima es no perder cuota de mercado y donde el operador que tenga mas ventajas competitivas parte con una clara ventaja respecto del resto, tanto por recursos como por estrategias.

Una vez asumido por todos los jugadores las claves para ganar la preferencia del consumidor, lo primero que debemos hacernos es una pregunta ¿ hasta donde puedo llegar yo, con mis recursos? Y ¿Donde estoy actualmente? El resultado de estas dos preguntas nos posiciona dentro del mapa de mi industria en el lugar en el que estoy, hacía donde quiero ir y que enseñas son las que tienen ventaja.

Es curioso ver cómo los niños cuando son hospitalizados o se enfrentan a una situación diferente que les saca de su zona de confort en sus rutinas se adaptan a los cambios con una facilidad asombrosa, tienen una mente ágil y virgen que les permite decidir rápidamente mediante la observación como adaptarse a ese nuevo entorno.

Esto lo podemos extrapolar al mundo empresarial, contra mas grande es tu empresa y mas mandos tienes en ella mas difícil es desenmarañar el tejido creativo que tiene que abrir el camino a la innovación y desactivar los vicios adquiridos en la propia cultura para poder encontrar esa diferenciación verdaderamente diferente del resto. En este punto se encuentran muchas empresas en la actualidad, movidas por el canto de sirena de grandes gurús que atesoran la bandera de la creatividad y la innovación como el estandarte del éxito futuro en sus compañías.

Pero la realidad es que muy pocos son los adultos actores y flexibles al cambio que pueden ver su empresa con los ojos de un niño que mediante la observación diseñen nuevas ideas para después dar forma en diferentes foros y laboratorios que desencadenen en una ejecución portadora de un valor real para nuestro cliente y verdaderamente diferenciadora.

Tengo claro que la experiencia, información, conocimiento, en definitiva profesionalización del individuo ayuda a tomar mejores decisiones, por eso las ideas deben ser siempre cuestionadas y tamizadas antes de llevar a su ejecución, son muchas las ideas que surgen en procesos creativos, lo realmente importante es encontrará a las personas que pueden llevarlas a la ejecución.


Si quieres que tu empresa destaque, no es necesario hacer cosas extraordinarias. Haz cosas ordinarias extraordinariamente bién. Identifica cuales son tus básicos y partiendo de ahí apoyate en las personas que trabajan contigo. Hoy más que nunca el retail is detail, los pequeños detalles marcan la diferencia y el capital humano constituye el mejor elemento diferenciador. Vivimos en la cultura de la instantaneidad, la velocidad manda y ya no solo vale con conectar ideas con necesidades, la ejecución, la visión y la rapidez en hacerlas escalables son la clave. Mañana ya estara copiado.

Sí te ha gustado este post compártelo, si no te ha gustado criticalo. Si quieres seguir debatiendo únete a la comunidad de google+ Supermerca20

Quizas también te interese

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis